Nosotros

¿Por qué Baby Survival Swim?

Las clases son individuales y personalizadas, el instructor se adapta a cada niño.

Es experiencial, nos enfocamos en crear hábitos de seguridad. Un niño aprende qué hacer si se encuentra en el agua de manera inesperada.

El progreso se ve en días y no en meses.

No utilizamos flotadores en nuestras clases, los niños aprenden a usar su propia flotabilidad y habilidades independientes así como también a reconocer sus limitaciones.

Instructoras altamente capacitadas con certificaciones en RCP y primeros auxilios.

¿Cómo se inició Baby Survival Swim?

Cuando Toti estaba embarazada de su primer hijo mientras vivía en Marruecos, comenzó a investigar métodos para “enseñar a un niño a nadar”. 

En el año 2004, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomendaba comenzar con las clases de natación a los 4 años, ya que en ese momento se creía que los niños más pequeños no podían aprender a nadar. 

También se informó que el ahogamiento es la principal causa de mortalidad infantil accidental en niños menores de 5 años.

Instaló “capas” de prevención, una cerca alrededor de la piscina pero también descubrió que los niños pequeños podían aprender a flotar para evitar ahogamientos.  Le enseñó a su primer hijo a flotar y luego a su hermano. 

Cuando sus amigas vieron a un bebé de 18 meses flotando sobre su espalda y luego nadando solo y hasta el borde de la piscina, comenzaron a preguntarle si ella también podía enseñar a sus hijos. 

Cada vez más personas pedían esta método y así nació Baby Survival Swim.

Experiencias de Clientes

Asociaciones

Scroll al inicio