Haciendo del AGUA un lugar SEGURO

Nuestros clientes son la mejor referencia:


“Creímos ciegamente en el curso”  “Pienso que es un SEGURO DE VIDA lo que están pagando. Ahora, mi hijo me pide ir a sus clases”.
Ma. Mercedes Alejos de Azmitia (Mamá de Robbie)


“Tenía serias dudas de que el curso fuera muy traumatizante para mi hijo.”  “Pero al final del curso la cosa fue al revés, lloraba cuando lo tenía que sacar de la piscina”.
Lizzie Haesse (Mamá de Miguel)


“Inscribir a Valeria ha sido una de las mejores decisiones que hemos tomado como padres. Es algo muy positivo para su vida. Está lleno de lecciones sobre como logró vencer el miedo, le aumentó la autoestima y el manejo de emociones”.
Vera Sánchez-Latour de Molina (Mamá de Valeria)


“En este momento estoy bendiciendo su vida y dando gracias por ese maravilloso curso. Emilia se cayó a una piscina.  Por un momentito se quedó con la primita que se puso a gritar cuando la vio caer. Cuando mi yerno se dio cuenta, ella ya estaba flotando”.
Patricia de Townson (abuela de Emilia)


“Tener la oportunidad de darle la herramienta de supervivencia a mis hijos, no se paga con nada. Sobre todo cuando pensaba que no valía la pena, que ya aprenderían a nadar a su tiempo, y justo en esa semana mi sobrino casi se ahoga si no fuera por un hermano médico que le dio reanimación cardiopulmonar y le salvó la vida.”  “La capacidad de logro que forma en los niños es invaluable, así como la constancia y la lucha por cumplir objetivos son algunos logros extras de este curso”.
Rocio Ibarra de Elías (Mamá de Regina e Iñaqui)


“Ojalá hubieran mas cursos así en todas las áreas para los niños. Sobre todo cursos que formen carácter y enseñen a superar temores y al final a experimentar éxito. Tanto la prueba como el resultado es espectacular para la formación INTEGRAL del niño. No sólo física, sino también mental.” 
María Mercedes Vanegas de Suárez (Mamá de Matías)



“Mi hija tenía tantos miedos en el día a día, y el curso le proporcionó la seguridad y valentía que, estoy segura, lo aplicará en los retos que en un futuro se le presenten. ¡Valió la pena!”
Lisa María Estrada de Figueroa (Mamá de Emilia)

"Mi hija flotó en la cuarta clase, fue impresionante. Muchos piensan que es un martirio ver llorar a sus hijos y que es una maldad meterlos al curso, pero déjenme decirles que se equivocan, porque para mí es un gran orgullo ser la mamá de una bebé que a sus sólo 15 meses de vida Ya sabe flotar y sobrevivir si cae a una piscina".
Paola Bermudez Bruni (Mamá de Anika)